RECOMENDACIONES GENERALES PARA CUIDAR SU SALUD RESPIRATORIA

Los pulmones son órganos expuestos al medio ambiente y muchas enfermedades son producidas por agentes externos, por lo que son potencialmente prevenibles.

Liberese del ahogo

• Evitemos fumar, cumplamos con las normas antitabaco de salud pública ((Ley 1335 de 2009)

• Ayudemos en el control ambiental de emisiones de gases de efecto invernadero desplazándonos en transporte público, bicicleta o caminando. Si desea puede revisar los reportes sobre la calidad del aire en Bucaramanga por trimestres y años).

• Protejámonos con respiradores (revise las normas NIOSH y OSHA) según el contaminante atmosférico a los que estemos expuestos, ya que la Inhalación de material particulado, vapores, neblinas, gases, polvo de sílice, de madera, humos de combustión, humos de plomo, vapores de benceno, neblinas de pintura, amoniaco gaseoso, entre otros pueden causar irritación en el sistema respiratorio, asfixia, fibrosis o pasar a través de los alvéolos pulmonares a la circulación causando lesiones en otros órganos y sistemas produciendo intoxicaciones y hasta la muerte.

• Identifiquemos los productos químicos que usamos para la limpieza (varsol, cloro, ácido muriático, alcoholes, etc.) y luego revisemos que tan peligrosos son para nuestra salud estos químicos. Se recomienda revisar tambien la norma NFPA 704. Cambiémoslos por productos amigables con el medio ambiente.

• Cuidemos el recurso de la flora y de la fauna, ejemplo: si su vecino o algún familiar convive con aves silvestres de alto vuelo, explíquele que debe cumplir con la Resolución 584 de 2002 y que además le podría estar provocando daño pulmonar irreversible (fibrosis pulmonar). Las personas expuestas a loros, pericos, cotorras, tucanes, guacamayas, canarios, cardenales, turpiales, azulejos, arrendajos, carpinteros, gallitos de roca, aves rapaces, carroñeras y nocturnas pueden llegar a tener una enfermedad llamada “neumonitis por hipersensibilidad” que si no se trata ocasiona lesiones pulmonares muy graves.

• Dispongamos racionalmente los desechos y los residuos peligrosos basados en las leyes: L. 99 /1993, L. 430/1998, L. 599/2000, R. 2309/1986.

• Prevengamos las enfermedades laborales controlando los agentes y factores de riesgo a los que nos exponemos (Decreto 1477 de 2014).

• Identifiquemos las sustancias alérgicas y evitémoslas (polvo casero, desodorantes, ambientadores o venenos en aerosol, pelos de gato, conejo o caballo, picaduras de insectos, excrementos de ácaros, alimentos de paquetes, con tartrazina o aditivos). Las pruebas cutáneas nos ayudan a conocer individualmente que nos da alergia.

• No nos auto mediquemos. AINES (ASA, naproxeno, diclofenaco, naproxeno, etc.) y algunos antihipertensivos (Propanolol y Metoprolol) porque empeoran el asma y el reflujo gastroesofágico (RGE).

• Lavémonos las manos antes de comer al llegar o salir de cualquier parte o cuantas veces sea necesario, así evitamos la transmisión de virus o bacterias.

• Controlar el (RGE) con medidas no farmacológicas, como dieta baja en grasas, bebidas gaseosas y estimulantes, elevar la cama 30 grados, etc.

• Visitemos el neumólogo para descartar y controlar enfermedades como asma, EPOC, neumoconiosis, fibrosis, hipertensión pulmonar y apnea obstructiva del sueño.

• Mantengamos los espacios bien ventilados, hagamos mantenimiento de aires, extintores, cocinas y calentadores de gas, evitemos el uso doméstico de combustibles sólidos, como la leña y el carbón.

Liberese del ahogo